lunes, 30 de noviembre de 2009

Gustavo Adolfo Bécquer. Soneto XIV


Soneto XIV

Te vi un punto y flotando ante mis ojos

la imagen de tus ojos se quedó

como la chispa orlada en fuego

que flota y ciega si se mira al sol

y por donde quiera que la vista clavo

torno a ver sus pupilas llamear

y no te encuentro a ti, no es tu mirada

unos ojos, los tuyos nada más

Desde mi alcoba en el ángulo los miro,

desasidos, fantásticos lucir

cuando duermo sueño que se ciernen

de par en par abiertos sobre mí

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche

llevan al caminante a perecer

yo me siento arrastrado por tus ojos

pero a dónde me arrastran no lo sé

Gustavo Adolfo Bécquer




sábado, 28 de noviembre de 2009

Pablo Neruda. Soneto XLIV



SONETO XLIV

Sabrás que no te amo y que te amo
puesto que de dos modos es la vida,
la palabra es un ala del silencio,
el fuego tiene una mitad de frío.

Yo te amo para comenzar a amarte,
para recomenzar el infinito
y para no dejar de amarte nunca:
por eso no te amo todavía.

Te amo y no te amo como si tuviera
en mis manos las llaves de la dicha
y un incierto destino desdichado.

Mi amor tiene dos vidas para armarte.
Por eso te amo cuando no te amo
y por eso te amo cuando te amo.


Pablo Neruda, 1959


jueves, 26 de noviembre de 2009

Dulce María Loynaz. Agua escondida

Von Stuck
Agua escondida
Tú eres el agua oscura
que mana por dentro de la roca.
Tú eres el agua oscura y entrañable
que va corriendo bajo la tierra,
ignorada del sol,
de la sed de los que rastrean la tierra,
de los que ruedan por la tierra.
Tú eres agua virgen sin destino y sin nombre
geográfico; tú eres la frescura intocada,
el trémulo secreto de frescura, el júbilo secreto
de esta frescura mía que tú eres, de esta agua
honda que tú has sido siempre,
sin alcanzar a ser más nada que eso;
agua negra, sin nombre...
¡Y apretada, apretada contra mí!

Dulce María Loynaz




miércoles, 25 de noviembre de 2009

Juan Gelman. Lo que pasa


Lo que pasa

Yo te entregué mi sangre, mis sonidos,
mis manos, mi cabeza,
y lo que es más, mi soledad, la gran señora,
como un día de mayo dulcísimo de otoño,
y lo que es más aún, todo mi olvido
para que lo deshagas y dures en la noche, en la
tormenta, en la desgracia,
y más aún, te di mi muerte,
veré subir tu rostro entre el oleaje de las
sombras,

y aún no puedo abarcarte, sigues creciendo como
un fuego, y me destruyes, me construyes, eres oscura como
la luz.
Juan Gelman


domingo, 22 de noviembre de 2009

Cándida González. Te he negado cien veces...


Te he negado cien veces,
O más.

Pero cuido tu espalda,
Frente a los piratas
De los mares del sur.

CGC


sábado, 21 de noviembre de 2009

Czeslaw Milosz. El premio


EL PREMIO

Qué día feliz.
La niebla se disipó temprano.
Me puse a trabajar en el jardín.
Colibríes quietos sobre la madreselva.
Nada sobre la tierra que yo quisiese tener,
nadie sobre la tierra que yo pudiese envidiar.
Había olvidado todo lo que sufrí,
no tenía ya vergüenza del hombre que fui.
No me dolía el cuerpo.
Al enderezarme, vi el mar azul y las velas.

CZESLAW MILOSZ






viernes, 20 de noviembre de 2009

Paulo Coelho


"El sabio es sabio porque ama. El loco es loco porque piensa que puede entender el amor".


Paulo Coelho




jueves, 19 de noviembre de 2009

martes, 17 de noviembre de 2009

Cándida González Cano. Muerta de ganas


Muerta de ganas
De mimarte,
Escalo tu cuerpo
En vertical.

Sondeo tu boca
Jugosa,
Como la baba
De un caracol.

Con la urgencia
Del que ha matado
Toda esperanza

CGC


lunes, 16 de noviembre de 2009

Federico García Lorca. Canción


Canción

Si tú oyeras
a la amarga adelfa sollozar,
¿qué harías amor mío?
¡Suspirar!

Si tú vieras que la luz
te llama cuando se va,
¿qué harías, amor mío?
Pensaría en el mar.

Si yo te dijera un día,
¡te amo! desde mi olivar,
¿qué harías, amor mío?
¡Clavarme un puñal!

Federico García Lorca

viernes, 13 de noviembre de 2009

Federico García Lorca. Alba


Martos (Jaén)

ALBA
Mi corazón oprimido
siente junto a la alborada
el dolor de sus amores
y el sueño de las distancias.
La luz de la aurora lleva
semillero de nostalgias
y la tristeza sin ojos
de la médula del alma.
La gran tumba de la noche
su negro velo levanta
para ocultar con el día
la inmensa cumbre estrellada.

¡Qué haré yo sobre estos campos
cogiendo nidos y ramas,
rodeado de la aurora
y llena de noche el alma!
¡Qué haré si tienes tus ojos
muertos a las luces claras
y no ha de sentir mi carne
el calor de tus miradas!

¿Por qué te perdí por siempre
en aquella tarde clara?
Hoy mi pecho está reseco
como una estrella apagada.

Federico García Lorca


jueves, 12 de noviembre de 2009

Rafael Alberti. La paloma

Colette Calascione


Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.

Por ir al Norte, fue al Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.

Que las estrellas, rocío;
que la calor, la nevada.
Se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa;
que tu corazón, su casa.
Se equivocaba.

Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.

Rafael Alberti





miércoles, 11 de noviembre de 2009

Luis García Montero. Aunque tú no lo sepas

Yevgenia Nayberg

Aunque tú no lo sepas

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminando
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos...

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.
Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.

Luis García Montero


martes, 10 de noviembre de 2009

Cándida González. Me miraste a los ojos


Me miraste a los ojos
Con una sonrisa.
Sentí que me querías.

Aturdida,
Levanté el brazo
Para agarrarte por la cintura.

Me detuve,
Una vez más
Sólo estaba soñando.

CGC



sábado, 7 de noviembre de 2009

Luis Cernuda. Peregrino


Peregrino

¿Volver? Vuelva el que tenga,
tras largos años, tras un largo viaje,
cansancio del camino y la codicia
de su tierra, su casa, sus amigos,
del amor que al regreso fiel le espere.

Mas ¿tú? ¿volver? Regresar no piensas,
sino seguir libre adelante,
disponible por siempre, mozo o viejo,
sin hijo que te busque, como a Ulises,
sin Itaca que aguarde y sin Penélope.

Sigue, sigue adelante y no regreses,
fiel hasta el fin del camino y tu vida,
no eches de menos un destino más fácil,
tus pies sobre la tierra antes no hollada,
tus ojos frente a lo antes nunca visto.



Luis Cernuda





viernes, 6 de noviembre de 2009

Edna Saint Vincent Millay. He olvidado qué labios me han besado



He olvidado qué labios me han besado

" He olvidado qué labios me han besado,
dónde y por qué, en qué brazos he dormido
hasta el amanecer; pero en el ruido
de la lluvia esta noche han llamado,
mi corazón dulcemente ha sufrido
por los tiernos muchachos que yo olvido
y que ya no despiertan a mi lado. "

Edna Saint Vincent Millay

jueves, 5 de noviembre de 2009

Julio Llamazares. La nieve está en mi corazón...


La nieve está en mi corazón como el silencio en las habitaciones de
Los balnearios: densa y profunda, indestructible.

La nieve está en mi corazón como la hiedra de la muerte en las
habitaciones donde nacimos.

Y el tiempo huye de mí con un crujido dulce de zarzales.

Nieva implacablemente sobre los páramos de mi memoria. Es ya
noche entre los blancos cercados.

Cuando amanezca, será ya siempre invierno.

Julio Llamazares


miércoles, 4 de noviembre de 2009

Cándida González. Me debilito


Me debilito,
Me apago,
Busco el silencio.

Tu imagen pierde color,
Sin afecto, sin presencia,
Se muere día y día.

Cada gota de esperanza
Me aterroriza un poco más.
No hay deseo ni abrazos.

Mi silencio es tan grande
Que me ha ensordecido.
Es tan tarde, tan tarde…

Mi actitud, tan ridícula
Necia, ñoña, irresponsable
Para conmigo misma.


Si fueras mi hombre
Si me quisieras y me amaras
Me acompañaras…

Me siento tan frágil…tan tonta…


CGC

martes, 3 de noviembre de 2009

Jorge Luis Borges. Despedida


Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.
Oh tardes merecidas por la pena,
noches esperanzadas de mirarte,
campos de mi camino, firmamento
que estoy viendo y perdiendo...
Definitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes.

Jorge Luis Borges