jueves, 24 de diciembre de 2009

Rubén Darío. A Margarita Debayle


A Margarita Debayle

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar:
tu acento.
Margarita, te voy a contar
un cuento.

Éste era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha del día
y un rebaño de elefantes.

Un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita como tú.

Una tarde la princesa
vio una estrella aparecer;
la princesa era traviesa
y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla
decorar un prendedor,
con un verso y una perla,
y una pluma y una flor.

Las princesas primorosas
se parecen mucho a ti:
cortan lirios, cortan rosas,
cortan astros. Son así.

Pues se fue la niña bella,
bajo el cielo y sobre el mar,
a cortar la blanca estrella
que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,
por la luna y más allá;
mas lo malo es que ella iba
sin permiso del papá.

Cuando estuvo ya de vuelta
de los parques del Señor,
se miraba toda envuelta
en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho?
Te he buscado y no te hallé;
y ¿qué tienes en el pecho,
que encendido se te ve?»

La princesa no mentía.
Y así, dijo la verdad:
«Fui a cortar la estrella mía
a la azul inmensidad.»

Y el rey clama: «¿No te he dicho
que el azul no hay que tocar?
¡Qué locura! ¡Qué capricho!
El Señor se va a enojar.»

Y dice ella: «No hubo intento;
yo me fui no sé por qué;
por las olas y en el viento
fui a la estrella y la corté.»

Y el papá dice enojado:
«Un castigo has de tener:
vuelve al cielo, y lo robado
vas ahora a devolver.»

La princesa se entristece
por su dulce flor de luz,
cuando entonces aparece
sonriendo el Buen Jesús.

Y así dice: «En mis campiñas
esa rosa le ofrecí:
son mis flores de las niñas
que al soñar piensan en mí.»

Viste el rey ropas brillantes,
y luego hace desfilar
cuatrocientos elefantes
a la orilla de la mar.

La princesita está bella,
pues ya tiene el prendedor
en que lucen, con la estrella,
verso, perla, pluma y flor.

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento.

Ya que lejos de mí vas a estar,
guarda, niña, un gentil pensamiento
al que un día te quiso contar
un cuento.

Rubén Darío




miércoles, 23 de diciembre de 2009

Roberto Bolaño.Te regalaré un abismo

Imagén: Stephanie Rew

Te regalaré un abismo

Te regalaré un abismo, dijo ella,
pero de tan sutil manera que sólo lo percibirás
cuando hayan pasado muchos años
y estés lejos de México y de mí.
Cuando más lo necesites lo descubrirás,
y ese no será
el final feliz,
pero sí un instante de vacío y de felicidad
Y tal vez entonces te acuerdes de mí,
aunque no mucho.

Roberto Bolaño

martes, 22 de diciembre de 2009

Luz Casal. Historia de un amor


"En tus besos yo encontraba, el calor que me brindaba, el amor y la pasión"


















Beatriz Hernanz Angulo- El dolor escoge sus ciudades...

Anne-Julie Aubry

El dolor escoge sus ciudades...

El dolor escoge sus ciudades,
el asedio aplaca sus heridas,
el amor persigue sus batallas.

En el feudo de tus manos,
-crisol de cenizas y llantos-,
perdura el olvido y sus cautelas,
languidecen augurios delicados.

Dilapido ausencias, transijo con la nada.
Pájaros lentos ofrecen su cuidado.
Dreno los aljibes oscuros de la sed,
la oblicua noche del regreso,
las imposturas del tiempo,
la quemazón de los retratos.

Te miraré otra vez, en otra noche
de desamparado rasgo.
Se columpia sin prisa la ternura,
me pruebo otra tristeza con la distancia de un presagio.

Beatriz Hernanz Angulo



domingo, 20 de diciembre de 2009

viernes, 18 de diciembre de 2009

Karmelo C. Iribarren. Malos tiempos


MALOS TIEMPOS

Ándate con cuidado.
Que no se entere nadie
de que los pasas bien,
que tu vida funciona
y eres feliz a ratos.

Hay gente que es capaz
de cualquier cosa,
cuando ve una sonrisa.


KARMELO C. IRIBARREN




miércoles, 16 de diciembre de 2009

Mario Benedetti. Cómplice

Jackie Morris

Cómplice

Todos necesitamos alguna vez un cómplice
alguien que nos ayude a usar el corazón
que nos espere ufano en los viejos desvanes
que desnude el pasado y desarme el dolor

prodigioso / sencillo / dueño de su silencio
alguien que esté en el barrio donde nacimos o
que por lo menos cargue nuestros remordimientos
hasta que la conciencia nos cuelgue su perdón

cómplice del trasmundo nos defiende del mundo
del sablazo del rayo y las llamas del sol
todos necesitamos alguna vez un cómplice
alguien que nos ayude a usar el corazón
Mario Benedetti

Patricia Barber. Orpheus

martes, 15 de diciembre de 2009

Chaplin. Vivir

Vivir
Ya perdoné errores casi imperdonables.
Intenté sustituir personas insustituibles
y olvidar personas inolvidables.
Ya hice cosas por impulso.
Ya me decepcioné de personas
que pensé que nunca me decepcionarían.
Pero también yo decepcioné a alguien.
Ya abracé para proteger.
Ya reí cuando no podía.
Ya hice amigos eternos.
Ya amé y fui amado
pero también ya fui rechazado.
Ya fuí amado y no supe amar.
Ya grité y salté de tanta felicidad.
Ya viví de amor e hice juramentos eternos
pero fallé muchas veces.
Ya lloré oyendo música y viendo fotos.
Ya llamé sólo para escuchar una voz.
Ya me apasioné por una sonrisa.
Ya pensé que me moriría de tanta tristeza.
Tuve miedo de perder a alguien muy especial
(y acabé perdiéndolo) más sobreviví!
Y todavía vivo.
No paso por la vida
y usted también no debería pasar.
VIVA!!!

Es bueno ir a la lucha con determinación.
Abrazar la vida con pasión.
Perder con clase y vencer con osadía.
Porque el mundo pertenece a quien se atreve.
Y la vida es mucho para ser insignificante.

Chaplin



sábado, 5 de diciembre de 2009

Idea Vilariño. Ya no



YA NO

Ya no será,
ya no viviremos juntos, no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa, no te tendré de noche
no te besaré al irme, nunca sabrás quien fui
por qué me amaron otros.

No llegaré a saber por qué ni cómo, nunca
ni si era de verdad lo que dijiste que era,
ni quién fuiste, ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido vivir juntos,
querernos, esperarnos, estar.

Ya no soy más que yo para siempre y tú
Ya no serás para mí más que tú.
Ya no estás en un día futuro
no sabré dónde vives, con quién
ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca como esa noche, nunca.
No volveré a tocarte. No te veré morir.

Idea Vilariño




martes, 1 de diciembre de 2009

José Emilio Pacheco. El mar sigue adelante

Eduardo Naranjo

El mar sigue adelante
Entre tanto guijarro de la orilla
No sabe el mar en dónde ha de romperse.
¿Cuándo terminará su infernidad que lo ciñe
A la tierra enemiga,
Como instrumento de tortura,
Y no lo deja agonizar,
No le otorga un minuto de reposo?
Tigre entre la hojarasca
De su absoluta impermanencia.
Las vueltas
Jamás serán iguales;
La prisión
Es siempre idéntica a sí misma.
Y cada ola quisiera ser la última,
Quedarse congelada
En la boca de sal y arena
Que está diciendo siempre: adelante.

José Emilio Pacheco




lunes, 30 de noviembre de 2009

Gustavo Adolfo Bécquer. Soneto XIV


Soneto XIV

Te vi un punto y flotando ante mis ojos

la imagen de tus ojos se quedó

como la chispa orlada en fuego

que flota y ciega si se mira al sol

y por donde quiera que la vista clavo

torno a ver sus pupilas llamear

y no te encuentro a ti, no es tu mirada

unos ojos, los tuyos nada más

Desde mi alcoba en el ángulo los miro,

desasidos, fantásticos lucir

cuando duermo sueño que se ciernen

de par en par abiertos sobre mí

Yo sé que hay fuegos fatuos que en la noche

llevan al caminante a perecer

yo me siento arrastrado por tus ojos

pero a dónde me arrastran no lo sé

Gustavo Adolfo Bécquer




sábado, 28 de noviembre de 2009

Pablo Neruda. Soneto XLIV



SONETO XLIV

Sabrás que no te amo y que te amo
puesto que de dos modos es la vida,
la palabra es un ala del silencio,
el fuego tiene una mitad de frío.

Yo te amo para comenzar a amarte,
para recomenzar el infinito
y para no dejar de amarte nunca:
por eso no te amo todavía.

Te amo y no te amo como si tuviera
en mis manos las llaves de la dicha
y un incierto destino desdichado.

Mi amor tiene dos vidas para armarte.
Por eso te amo cuando no te amo
y por eso te amo cuando te amo.


Pablo Neruda, 1959


jueves, 26 de noviembre de 2009

Dulce María Loynaz. Agua escondida

Von Stuck
Agua escondida
Tú eres el agua oscura
que mana por dentro de la roca.
Tú eres el agua oscura y entrañable
que va corriendo bajo la tierra,
ignorada del sol,
de la sed de los que rastrean la tierra,
de los que ruedan por la tierra.
Tú eres agua virgen sin destino y sin nombre
geográfico; tú eres la frescura intocada,
el trémulo secreto de frescura, el júbilo secreto
de esta frescura mía que tú eres, de esta agua
honda que tú has sido siempre,
sin alcanzar a ser más nada que eso;
agua negra, sin nombre...
¡Y apretada, apretada contra mí!

Dulce María Loynaz




miércoles, 25 de noviembre de 2009

Juan Gelman. Lo que pasa


Lo que pasa

Yo te entregué mi sangre, mis sonidos,
mis manos, mi cabeza,
y lo que es más, mi soledad, la gran señora,
como un día de mayo dulcísimo de otoño,
y lo que es más aún, todo mi olvido
para que lo deshagas y dures en la noche, en la
tormenta, en la desgracia,
y más aún, te di mi muerte,
veré subir tu rostro entre el oleaje de las
sombras,

y aún no puedo abarcarte, sigues creciendo como
un fuego, y me destruyes, me construyes, eres oscura como
la luz.
Juan Gelman


domingo, 22 de noviembre de 2009

Cándida González. Te he negado cien veces...


Te he negado cien veces,
O más.

Pero cuido tu espalda,
Frente a los piratas
De los mares del sur.

CGC


sábado, 21 de noviembre de 2009

Czeslaw Milosz. El premio


EL PREMIO

Qué día feliz.
La niebla se disipó temprano.
Me puse a trabajar en el jardín.
Colibríes quietos sobre la madreselva.
Nada sobre la tierra que yo quisiese tener,
nadie sobre la tierra que yo pudiese envidiar.
Había olvidado todo lo que sufrí,
no tenía ya vergüenza del hombre que fui.
No me dolía el cuerpo.
Al enderezarme, vi el mar azul y las velas.

CZESLAW MILOSZ






viernes, 20 de noviembre de 2009

Paulo Coelho


"El sabio es sabio porque ama. El loco es loco porque piensa que puede entender el amor".


Paulo Coelho




jueves, 19 de noviembre de 2009

martes, 17 de noviembre de 2009

Cándida González Cano. Muerta de ganas


Muerta de ganas
De mimarte,
Escalo tu cuerpo
En vertical.

Sondeo tu boca
Jugosa,
Como la baba
De un caracol.

Con la urgencia
Del que ha matado
Toda esperanza

CGC


lunes, 16 de noviembre de 2009

Federico García Lorca. Canción


Canción

Si tú oyeras
a la amarga adelfa sollozar,
¿qué harías amor mío?
¡Suspirar!

Si tú vieras que la luz
te llama cuando se va,
¿qué harías, amor mío?
Pensaría en el mar.

Si yo te dijera un día,
¡te amo! desde mi olivar,
¿qué harías, amor mío?
¡Clavarme un puñal!

Federico García Lorca

viernes, 13 de noviembre de 2009

Federico García Lorca. Alba


Martos (Jaén)

ALBA
Mi corazón oprimido
siente junto a la alborada
el dolor de sus amores
y el sueño de las distancias.
La luz de la aurora lleva
semillero de nostalgias
y la tristeza sin ojos
de la médula del alma.
La gran tumba de la noche
su negro velo levanta
para ocultar con el día
la inmensa cumbre estrellada.

¡Qué haré yo sobre estos campos
cogiendo nidos y ramas,
rodeado de la aurora
y llena de noche el alma!
¡Qué haré si tienes tus ojos
muertos a las luces claras
y no ha de sentir mi carne
el calor de tus miradas!

¿Por qué te perdí por siempre
en aquella tarde clara?
Hoy mi pecho está reseco
como una estrella apagada.

Federico García Lorca


jueves, 12 de noviembre de 2009

Rafael Alberti. La paloma

Colette Calascione


Se equivocó la paloma.
Se equivocaba.

Por ir al Norte, fue al Sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba.

Que las estrellas, rocío;
que la calor, la nevada.
Se equivocaba.

Que tu falda era tu blusa;
que tu corazón, su casa.
Se equivocaba.

Ella se durmió en la orilla.
Tú, en la cumbre de una rama.

Rafael Alberti





miércoles, 11 de noviembre de 2009

Luis García Montero. Aunque tú no lo sepas

Yevgenia Nayberg

Aunque tú no lo sepas

Como la luz de un sueño,
que no raya en el mundo pero existe,
así he vivido yo
iluminando
esa parte de ti que no conoces,
la vida que has llevado junto a mis pensamientos...

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto
cruzar la puerta sin decir que no,
pedirme un cenicero, curiosear los libros,
responder al deseo de mis labios
con tus labios de whisky,
seguir mis pasos hasta el dormitorio.

También hemos hablado
en la cama, sin prisa, muchas tardes
esta cama de amor que no conoces,
la misma que se queda
fría cuanto te marchas.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
hicimos mil proyectos, paseamos
por todas las ciudades que te gustan,
recordamos canciones, elegimos renuncias,
aprendiendo los dos a convivir
entre la realidad y el pensamiento.

Espiada a la sombra de tu horario
o en la noche de un bar por mi sorpresa.
Así he vivido yo,
como la luz del sueño
que no recuerdas cuando te despiertas.

Luis García Montero


martes, 10 de noviembre de 2009

Cándida González. Me miraste a los ojos


Me miraste a los ojos
Con una sonrisa.
Sentí que me querías.

Aturdida,
Levanté el brazo
Para agarrarte por la cintura.

Me detuve,
Una vez más
Sólo estaba soñando.

CGC



sábado, 7 de noviembre de 2009

Luis Cernuda. Peregrino


Peregrino

¿Volver? Vuelva el que tenga,
tras largos años, tras un largo viaje,
cansancio del camino y la codicia
de su tierra, su casa, sus amigos,
del amor que al regreso fiel le espere.

Mas ¿tú? ¿volver? Regresar no piensas,
sino seguir libre adelante,
disponible por siempre, mozo o viejo,
sin hijo que te busque, como a Ulises,
sin Itaca que aguarde y sin Penélope.

Sigue, sigue adelante y no regreses,
fiel hasta el fin del camino y tu vida,
no eches de menos un destino más fácil,
tus pies sobre la tierra antes no hollada,
tus ojos frente a lo antes nunca visto.



Luis Cernuda





viernes, 6 de noviembre de 2009

Edna Saint Vincent Millay. He olvidado qué labios me han besado



He olvidado qué labios me han besado

" He olvidado qué labios me han besado,
dónde y por qué, en qué brazos he dormido
hasta el amanecer; pero en el ruido
de la lluvia esta noche han llamado,
mi corazón dulcemente ha sufrido
por los tiernos muchachos que yo olvido
y que ya no despiertan a mi lado. "

Edna Saint Vincent Millay

jueves, 5 de noviembre de 2009

Julio Llamazares. La nieve está en mi corazón...


La nieve está en mi corazón como el silencio en las habitaciones de
Los balnearios: densa y profunda, indestructible.

La nieve está en mi corazón como la hiedra de la muerte en las
habitaciones donde nacimos.

Y el tiempo huye de mí con un crujido dulce de zarzales.

Nieva implacablemente sobre los páramos de mi memoria. Es ya
noche entre los blancos cercados.

Cuando amanezca, será ya siempre invierno.

Julio Llamazares


miércoles, 4 de noviembre de 2009

Cándida González. Me debilito


Me debilito,
Me apago,
Busco el silencio.

Tu imagen pierde color,
Sin afecto, sin presencia,
Se muere día y día.

Cada gota de esperanza
Me aterroriza un poco más.
No hay deseo ni abrazos.

Mi silencio es tan grande
Que me ha ensordecido.
Es tan tarde, tan tarde…

Mi actitud, tan ridícula
Necia, ñoña, irresponsable
Para conmigo misma.


Si fueras mi hombre
Si me quisieras y me amaras
Me acompañaras…

Me siento tan frágil…tan tonta…


CGC

martes, 3 de noviembre de 2009

Jorge Luis Borges. Despedida


Entre mi amor y yo han de levantarse
trescientas noches como trescientas paredes
y el mar será una magia entre nosotros.

No habrá sino recuerdos.
Oh tardes merecidas por la pena,
noches esperanzadas de mirarte,
campos de mi camino, firmamento
que estoy viendo y perdiendo...
Definitiva como un mármol
entristecerá tu ausencia otras tardes.

Jorge Luis Borges


sábado, 31 de octubre de 2009

Susana Cabuchi. Noche


Noche

Mi corazón
alerta
creyó
que eran tus pasos.
Y era la lluvia.

Susana Cabuchi



viernes, 30 de octubre de 2009

Jorge Teillier. Poema XVI

Poema XVI
Eres el peso profundo y secreto
de los granos de trigo
en la balanza de mi mano.
El frescor del sorbo de cielo
que bebe el pájaro marino.
Por el verano corren los claros esteros
de tu espalda desnuda.

Eres un puente entre los marjales de las pesadillas.
Las madejas de nuestros sueños se entrelazan,
estrechas desechas en lava.
Tú derribas
los muros coronados por trozos de botellas
que sitiaban mis días.
Ya no voy solo por los viscosos corredores
de los sueños adolescentes.
Desde la buhardilla que escojo
para recibir tu cuerpo
vemos las tardes libres e infinitas
y caballos marcados sólo con estrellas en la frente.
Tu cuerpo es el frágil latido de flores con ojos de nieve
que me traen los vientos
venidos del país donde nunca se llega.
Me anunciaron que me estabas prometida
todos los gallos de las veletas,
todos los puentes construidos por los antepasados,
todos los andenes y todos los campanarios.

Tú extiendes las sábanas del alba,
tú haces que la noche sea la otra vida.
Pero si tu sombra aparece en todos mis muros,
ya no estarás más.
Soy extraño a toda fiesta para mí mismo.

Tú sabes que veo el sol y la muerte viajar juntos,
tú sabes que siempre hay un cuarto que no debe
abrirse
y que el viento de pronto apenas se atreve a hojear
los trigales
por miedo a encontrar un sol más oculto.

Jorge Teillier




jueves, 29 de octubre de 2009

Gioconda Belli. Permanencia


Permanencia

Duro decir:
Te amo,
mira cuánto tiempo, distancia y pretensión
he puesto ante el horror de esa palabra,
esa palabra como serpiente
que viene sin hacer ruido, ronda
y se niega una, dos, tres, cuatro, muchas veces,
ahuyentándola como un mal pensamiento,
una debilidad,
un desliz,
algo que no podemos permitirnos

-ese temblor primario
que nos acerca al principio del mundo,
al lenguaje elemental del roce o el contacto,
la oscuridad de la caverna,
el hombre y la mujer
lamiéndose el espanto del estruendo-

Reconocer
ante el espejo,
la huella
la ausencia de cuerpos entrelazados hablándose.

Sentir que hay
un amor feliz
enjaulado a punta de razones,
condenado a morir de inanición,
sin darse a nadie más
obseso de un rostro inevitable.

Pasar por dias
de levantar la mano,
formar el gesto del reencuentro y arrepentirse.
No poder con el miedo,
la cobardía,
el temor al sonido de la voz.
Huir como ciervo asustado del propio corazón,
vociferando un nombre en el silencio
y hacer ruido,
llenarse de otras voces,
sólo para seguirnos desgarrando
y aumentar el espanto
de haber perdido el cielo para siempre.

Gioconda Belli


miércoles, 28 de octubre de 2009

Ángel González. Otro tiempo vendrá



Otro tiempo vendrá distinto a éste.

Y alguien dirá:

«Hablaste mal. Debiste haber contado

otras historias:

violines estirándose indolentes

en una noche densa de perfumes,

bellas palabras calificativas

para expresar amor ilimitado,

amor al fin sobre las cosas

todas».

Pero hoy,

cuando es la luz del alba

como la espuma sucia

de un día anticipadamente inútil,

estoy aquí,

insomne, fatigado, velando

mis armas derrotadas,

y canto

todo lo que perdí: por lo que muero.

Ángel González

lunes, 26 de octubre de 2009

José Hierro. El sol de octubre


El sol de octubre

El sol de octubre ciñe
al paisaje maduro.
Otorga a lo que vive
su plenitud de fruto.

El aire se hace de oro,
se enjoya de susurros,
panal de los dulzores,
reino del ritmo puro,

melodía de flauta
que derrumba lo oscuro,
entra por la ventana,
dibuja desde el júbilo

seres con sosegada
vocación de desnudo,
criaturas del gozo
que llegan desde el otro mundo.

José Hierro



sábado, 24 de octubre de 2009

Cándida González. Sombra que se va


Sombra que se va
Frío en las manos
Música rayada.

No veo tu imagen
Ni siento tu calor
Mi voz ronca, calla.

Pondré rosas azules
Sobre Esa tumba
Para noviembre.

CGC




viernes, 23 de octubre de 2009

Solveig von Schoultz. Zona privada


Zona privada

Perdonar porque uno olvida
sucede como en la naturaleza
donde hasta la rama más espinosa muere,
olvidar porque uno perdona
sucede en el territorio de dios
al que pocos tienen acceso.


Solveig von Schoultz



jueves, 22 de octubre de 2009

Gösta Ágren. Anotación final en un diario


Anotación final en un diario

El que no acepta

su derrota está

vencido.

Gösta Ágren (Nykarleby- Finlandia 1.936)

miércoles, 21 de octubre de 2009

Eeva Kilpi. Dime si molesto


Dime si molesto,

dijo él al entrar,

porque me marcho inmediatamente.


No sólo molestas,

contesté,

pones patas arriba toda mi existencia.

Bienvenido.

Eeva Kilpi

martes, 20 de octubre de 2009

Rafael Alberti. Balada del que nunca fue a Granada

Dedicado a Gemma Berenguer i Falguera
Autora del blog "a girl from Torregrossa"
http://gemmmma.blogspot.com/
Para que vaya pronto a Granada.
Un abrazo

Balada del que nunca fue a Granada

¡Qué lejos por mares, campos y montañas!
Ya otros soles miran mi cabeza cana. Nunca fui a Granada.
Mi cabeza cana, los años perdidos.
Quiero hallar los viejos, borrados caminos.
Nunca vi Granada.

Dadle un ramo verde de luz a mi mano.
Una rienda corta y un galope largo.
Nunca entré en Granada.
¿Qué gente enemiga puebla sus adarves?
¿Quién los claros ecos libres de sus aires?
Nunca fui a Granada.

¿Quién hoy sus jardines aprisiona y pone
cadenas al habla de sus surtidores?
Nunca vi Granada.

Venid los que nunca fuisteis a Granada.
Hay sangre caída, sangre que me llama.
Nunca entré en Granada.

Hay sangre caída del mejor hermano.
Sangre por los mirtos y aguas de los patios.
Nunca fui a Granada.

Del mejor amigo, por los arrayanes.
Sangre por el Darro, por el Genil sangre.
Nunca vi Granada.

Si altas son las torres, el valor es alto.
Venid por montañas, por mares y campos.
Entraré en Granada.

Rafael Alberti


domingo, 18 de octubre de 2009

Granada

Concha Piquer "Cárcel de oro"
Mª Carmén Abad "Cárcel de oro"



sábado, 17 de octubre de 2009

Viaje a Córdoba











Cándida González. Fotos Granada



Somos la misma moneda.

Tú eres la Cara,
Yo soy la Cruz.

Y no podemos acariciarnos.
Nunca.

CGC










jueves, 15 de octubre de 2009

Vacaciones en Granada

El Camarón de la Isla
Media Granaina y Malagueña: